Patrimonio Mundial

Misiones Jesuiticas Guaranies

El Litoral argentino es refugio de un testimonio único de la convivencia entre habitantes originarios, los guaraníes, y los hombres del otro lado del océano, los monjes Jesuitas. Declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1984, las Misiones Jesuíticas-Guaraníes, hoy emplazadas en territorio de la provincia de Misiones, formaron parte de los 33 pueblos que componían la antigua Provincia Jesuítica del Paraguay. Establecidas en territorio argentino en la primera mitad del siglo XVII, son parte fundamental de la historia del lugar y un legado incunable de los conocimientos de los guaraníes y del proyecto evangelizador y económico de la Compañía de Jesús en Latinoamérica. Para la UNESCO, “representan una experiencia económica y socio-cultural sin precedentes en la historia de los pueblos”.

Ischigualasto y Talampaya

El Talampaya, en la provincia de La Rioja, es un impactante desierto rojo por el que antiguamente caminaron los dinosaurios y en el que los hombres dejaron testimonio en petroglifos grabados sobre las paredes rocosas. Su mayor atractivo radica en los formidables e imponentes farallones de roca rojiza y las mil formas fantásticas talladas por la erosión, entre las que encuentra hogar para su nido la estrella de los cielos del lugar: el cóndor andino. Bus, combi y/o hasta bicicleta mediante, por suelos rocosos que atraviesan lechos de ríos secos y junto a verdaderos gigantes de piedra, en Talampaya la capacidad de asombro de los viajeros es, definitivamente, desbordada

Parque Nacional Iguazu

Creado en 1934 y declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 1984, el Parque Nacional Iguazú, ubicado en la provincia de Misiones, en el Litoral argentino, es el marco de uno de los espectáculos naturales más bellos e impactantes del mundo: las Cataratas del Iguazú. En sus 67.000 hectáreas cobija la gran diversidad biológica de la selva subtropical: 2000 especies de plantas, 400 especies de aves y una fauna exótica entre la que se encuentra el yaguareté, el felino más grande del continente americano, en peligro de extinción y Monumento Natural de Argentina. En este Parque, en medio de la selva, el enorme caudal del río al que los guaraníes llamaron “agua grande” cae verticalmente produciendo un estruendo sobrecogedor: aquí, el agua ruge.

Peninsula Valdes

Declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1999 en la categoría Paisaje Natural, la Península Valdés, apostada en la provincia del Chubut, en la Patagonia, es uno de los más grandes parques naturales del mundo. En una extensión de 4.000 Km2 alberga la variada avifauna de la costa patagónica; y durante la segunda mitad del año, es el hogar de la ballena franca austral que llega hasta sus golfos para aparearse, reproducirse y alimentarse. Ballenas, pingüinos, elefantes y lobos marinos, delfines, y una gran variedad de aves y fauna terrestre conforman el atractivo convocante de Valdés, al que se suman el paisaje circundante de costa y estepa, un calmo mar de intenso azul y las míticas estancias emplazadas tierra adentro.

Qhapaq Nan

En Argentina, el Qhapaq Ñan ingresa desde Bolivia por el pequeño poblado de Calahoyo (en la Puna, a más de 4.000 m.s.n.m.) y atraviesa desiertos, valles y montañas uniendo los territorios que hoy componen las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza, para perderse luego en la Cordillera de los Andes rumbo a Chile. En todo el territorio argentino se conservan alrededor de 119 kilómetros de este camino, a lo largo de los cuáles se pueden visitar importantes sitios arqueológicos. Recorrerlo, permite conocer los distintos aspectos de la vida de los pueblos antiguos: la vida civil, la actividad astronómica, la militar, las prácticas religiosas. Y también, compartir esta experiencia con las comunidades locales, muchas de ellas emplazadas en sitios remotos y en impactantes marcos naturales, conocer las costumbres ancestrales que han ido pasando de generación en generación, degustar la gastronomía regional. En fin, entrar en el corazón más profundo de los pueblos andinos.

Quebrada de Humahuaca

Antigua tierra de los indios omaguacas, la Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio de la Humanidad, en la categoría Paisaje Natural, en el año 2003. Emplazada en la provincia de Jujuy, en la región Norte de Argentina, la Quebrada se extiende a lo largo de 170 kilómetros en una pronunciada pendiente Norte-Sur a ambos lados de la cuenca del Río Grande. Vínculo geográfico entre los valles y la puna, está bordeada por altos y empinados cerros. Conformada por los departamentos de Tumbaya, Tilcara y Humahuaca, cobija los pueblos de Reyes, Yala, Lozano, León, Volcán, Tumbaya, Purmamarca, Hornillos, Maimará, Tilcara, Juella, Huacalera, Uquía y Humahuaca. Pueblos de calles angostas, casas de adobe y capillas blancas; de mañanas de sol, de tardes de siesta silenciosa y noches estrelladas; de días ventosos, de veranos frescos y cálidos inviernos; de ancestrales creencias, de bulliciosas fiestas, de arte milenario, de melancólica música, de excepcionales sabores, de múltiples colores. Donde los imponentes atractivos naturales se funden con la mística de su gente y su cultura. La Quebrada, mágica, encanta.

Manzana y Estancias Jesuiticas

En la provincia de Córdoba puede conocerse la importante obra que los Jesuitas desarrollaron en tierras latinoamericanas entre los siglos XVII y XVIII. Declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, en la categoría Bien Cultural, la Manzana y las Estancias Jesuíticas de Córdoba albergan edificios religiosos y seculares que son verdaderos monumentos históricos; construcciones levantadas entre los años 1616 y 1725 que son ilustrativas de una experiencia religiosa, social y económica sin precedentes.

Cueva de las Manos

En Argentina el buen comer es casi un culto, la variedad y la calidad de los alimentos producidos en el país y la abundancia del campo argentino, hacen del comer y del beber un motivo de encuentro y de disfrute para muchos argentinos. Las comidas típicas de Argentina se afianzaron y popularizaron gracias a la fuerte influencia de los inmigrantes, especialmente italianos, españoles, franceses, griegos, árabes y judíos, sumados a las antiguas tradiciones de los pueblos originarios. Se almuerza entre las 12 hs. y las 14 hs. y cena alrededor de las 21 hs. En la mayoría de los casos, se come abundantemente.

Parque Nacional Los Glaciares

En el sudoeste de la provincia de Santa Cruz impactan las enormes paredes de hielo que conforman buena parte del gran Campo de Hielo Patagónico, la tercera concentración de hielo más grande del mundo después de los polos. Emplazado en torno a los lagos Argentino y Viedma se encuentra aquí el Parque Nacional Los Glaciares, Patrimonio Natural de la Humanidad según declaración de la UNESCO del año 1981. Se trata de un verdadero reino de hielos eternos donde se cuentan unos 350 glaciares. El más grande de estos es el Upsala, con 50 km de largo y casi 10 km de ancho, aunque el más impactante –y famoso- es el Perito Moreno, soberbio y majestuoso, con un frente de 5 km y una altura de 60 metros sobre el nivel del lago, producto de su lento avance sus paredes se desprenden ocasionalmente generando un espectáculo único. En el sector norte del Parque se encuentra el cerro Fitz Roy que se destaca por su altura -3.375 m.s.n.m.- y por su presencia monumental. Enmarcan este espectáculo, elevaciones graníticas terciarias alfombradas por tupidos bosques andinos.

El Filete Porteno

La tradicional técnica decorativa de la ciudad de Buenos Aires, ha sido reconocida como parte del Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. El filete embellece carteles, colectivos -autobuses urbanos-, o el frente de casas y locales comerciales con un estilo muy definido, que incluye intensos colores y temas que surgen de la cultura popular. Esta técnica floreció al calor del crecimiento de la ciudad a principios del siglo XX y mantiene su vigencia en el oficio de los artesanos. En la actualidad, el filete porteño es un signo inconfundible de Buenos Aires. Sus trazos llenos de ornamentos, curvas y contracurvas, son la contraparte gráfica de los firuletes ejecutados por los bailarines del Tango. Precisamente, esta música y danza típica urbana, había obtenido el mismo reconocimiento en 2009.

Tango

El reconocimiento de la UNESCO de Patrimonios de la Humanidad en la categoría Cultural incluye manifestaciones tangibles de las expresiones de los pueblos, como los monumentos y los objetos, y, también, tradiciones, formas de ser y hacer que las comunidades de todo el mundo han recibido de sus antepasados y transmiten a sus descendientes. Por eso, en el año 2009 la UNESCO incluyó en la lista de Patrimonios Culturales Intangibles al Tango, la expresión ciudadana por excelencia del Río de la Plata.